Perú 2014

Nuestra primera acción tuvo lugar en Puno en Perú, con el Pronoei Rancho Puncco Salcedo. Esta escuela, que atiende a niños de extrema pobreza, está ubicada en el pueblo-barrio de Salcedo (a 20 minutos de Puno en autobús). Después de un año de trabajo para colectar fondos y ayudas financieras, nuestra meta fue alcanzada en agosto de 2014. La mayoría de los niños son hijos de « Ladrilleros» que son trabajadores que fabricaban ladrillos.

¿DÓNDE TUVO LUGAR LA ACCIÓN?

¿CÓMO?

Nuestro objetivo : ayudar a la escuela para comprar material escolar y materiales de construcción para reconstruir el edificio en el que estudiaban los niños porque podía derrumbarse en cualquier momento (especialmente durante la temporada de lluvias).

Dos jóvenes miembros de la asociación viajaron, acompañadas por el padre de la presidente de la asociación en 2014. Gracias a los contactos con los peruanos, se definieron las necesidades y las viajeras trajeron el dinero necesario para que se fabricara localmente el mobiliario escolar y se entregara a la escuela.

Además, en vista de la fuerte motivación de los padres, parte del dinero traído se utilizó para comprar los materiales para el nuevo edificio, que los padres de los alumnos llevaron a cabo. Durante la reconstrucción del edificio, la comunidad de Salcedo prestó sus locales comunales para la enseñanza.

La contribución de ESCUELANDINA fue la siguiente: 2 estantes, 20 escritorios pequeños (de 4 colores diferentes) y un escritorio para la maestra de la escuela. Todo esto fue fabricado y entregado por un carpintero de Puno. Además, se puede añadir a todo esto los materiales para los cimientos (cemento, columnas y arena). Los ladrillos fueron suministrados por los padres.

Fotos de antes y después de la escuela :

école avant
école après

¿Y AHORA QUÉ ?

Queríamos crear un vínculo entre Francia (Dijon) y el pueblo de Salcedo.

Se llevó a cabo un proyecto de frescos con la clase bilingüe de 6º grado del colegio Montchapet de Dijon. Estos frescos fueron iniciados por los jóvenes de Dijon con dibujos tradicionales andinos y luego fueron terminados en el Perú con el material de esta actividad (pinceles, pintura, …) que también les trajimos.

Fue un bonito momento de intercambio entre los niños de estos dos continentes. Los frescos todavía están en las paredes de esta escuela.

Nunca olvidaremos todo el afecto que recibimos por parte de los niños y de sus padres, que nos enseñaron mucho sobre la felicidad, la humildad y la solidaridad.